Salsa de tomate casera (y como conservarla)

reparar nuestra propia salsa de tomate es una tarea muy sencilla y que merece la pena repetir casi cada semana. Es una de esas cosas que nunca deberían faltar en la nevera de cada casa, muy versátil y con multitud de aplicaciones en la cocina. Aunque las de bote sean muy socorridas, una vez aprendes a hacer tu salsa de tomate casera ya no hay vuelta atrás.

Es un paso más allá del tomate frito, una salsa básica enriquecida con hortalizas que aportan mucho sabor y ayudan a dar una buena textura. Se puede aromatizar con hierbas frescas, dar un toque picante o emplear otras verduras, según temporada o gustos. Podéis hacer varios tipos de salsas y congelarlas en botes, para tener siempre a mano.

Ingredientes

Para 6 unidades
  • Tomate maduro tipo perakg
  • Zanahoria3
  • Pimiento verde2
  • Cebolla grande1
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Azúcar (opcional)

Cómo hacer salsa de tomate casera

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total15 m
  • Elaboración15 m
  • Cocciónh

Lavamos y secamos los tomates. Les sacamos alguna parte, si es necesario o está fea, y los troceamos. En una cazuela ponemos un poco de aceite de oliva a fuego medio. Echamos la cebolla y los pimientos cortados en juliana, y las zanahorias en rodajas finas.

Rehogamos todo hasta que la cebolla coja color marroncito, así la salsa tendrá más sabor. Añadimos el tomate troceado y dejamos a fuego lento, removiendo de vez en cuando, durante una hora.

Pasamos la salsa por el pasapurés y volvemos a poner al fuego. La dejaremos durante otra hora más, teniendo cuidado de que no se pegue. Salamos y echamos una pizca de azúcar si nos resulta muy ácida.

Apagamos el fuego, rellenamos los botes con la salsa de tomate y dejamos destapados hasta que se enfríen totalmente. Si queremos congelar los botes dejaremos un espacio de dos centímetros hasta el borde, ya que al congelarse el líquido aumentará su volumen y de este modo evitamos que el frasco reviente.

Para conservarla tenemos 3 formas:

  • Congelación, en bolsas zip, tuppers o tarros, siempre después de que haya enfriado completamente, de ésta manera podéis conservar un año. Para descongelar, mete el envase en el frigo la noche antes, de ésta manera se respetará tanto la cadena de congelación como la de descongelación.
  • Vacío por llenado, simplemente mete la salsa en tarros de cristal llenando hasta arriba del todo, tapa enroscando con fuerza y deja que enfríen boca abajo, es la que yo he usado, la conserva dura un par de meses.
  • Vacío al baño maría, llena los tarros de cristal y tápalos con fuerza, mételos en una olla o cazo y llena con agua hasta el borde de los tarros(justo antes de la tapa), cocina a fuego lento unos 40 minutos, ésta conserva durará unos 10-12 meses, siempre y cuando el vacío quede bien echo, tendréis que escuchar un «pop» hacia el final de éstos 40 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Entradas relacionadas

Menú