Propiedades y receta de mejillones

Probablemente de las comidas más rápidas de cocinar, fáciles de elaborar, más digestivas y más nutritivas. Dando la bienvenida a los meses de verano hoy os traemos: las propiedades de los mejillones y una sencilla receta de hacerlos.

Propiedades:

· Pobres en grasas: cada 100 gramos de mejillones encontramos menos de 2 gramos de grasa. Entre ellas, se encuentra alta presencia de Omega 3.

· Ricos en proteínas de calidad: cada 100 gramos 11 gr. de proteínas completas.

· Una fuente rica de minerales, entre los que destaca su contenido en hierro, calcio, potasio, magnesio, yodo, selenio, fósforo y aunque no es el marisco con mayor aporte de sodio también ofrece este nutriente.

· Super rico en vitaminas del grupo B, sobre todo, se trata de una gran fuente de vitamina B12 y de ácido fólico. En menor medida también aporta vitamina C, vitamina E y vitamina K.

Beneficios:

· Ayuda en las dietas para perder peso porque resulta saciante por su alto contenido en proteínas y pocas en grasas.

· Por su riqueza en hierro, vitamina B12 y ácido fólico, el mejillón es un ingrediente recomendado en dietas que buscan prevenir o revertir anemias nutricionales

· Eleva los niveles de selenio y sus niveles apropiados se asocian a un efecto antiinflamatorio, mejores defensas, prevención de enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades metabólicas.

· Pueden ser una buena fuente de calcio para quienes no consumen lácteos, ya que en 100 gramos de mejillones encontramos 80 mg del mineral.

Una sabrosa receta de mejillones al vapor y al vino blanco:
Esta receta me la enseñó un buen amigo italiano, en 4-5 minutos, está lista.

Ingredientes:

1 Kg Mejillones frescos
4 Dientes ajo
2 Vasos vino blanco
1 Vaso Agua
2 Hojas Laurel
Alguna ramita de perejil
Aceite d Oliva
Toque de pimienta al gusto

Elaboración:

Los mejillones son un ingrediente de noble calidad pero que debe consumirse cuando se encuentran lo más fresco posible. Para ello, es fundamental que huelan a mar y que la concha esté cerrada o se cierre al darles un pequeño golpecito, ya que indica que aun se encuentra vivo. Para eso, un buen consejo: ¡que sean de tu mercado de barrio de confianza!

Una vez que tenemos un producto fresco en nuestras manos es fundamental limpiarlos bien lavándolos bajo el agua del grifo y retirando las barbas del mejillón con ayuda de una tijera como nos muestran en Directo al Paladar.

El siguiente paso (si los hacemos al momento) será poner en una olla un poco grande, el agua y el vino, agregaremos también un chorro de aceite de oliva, los ajos pelados y troceados, un poco de pimienta y las hojas de laurel, todo esto lo vamos a calentar a fuego medio hasta que empiece a hervir. Cuando empiece a hervir es el momento de bajar el fuego y agregar los mejillones, tapando la olla, los dejaremos más o menos unos 4 o 5 minutos dejando que se abran por completo y se cocinen bien, los que no se abran los dejamos un par de minutos más y en caso de que sigan sin abrirse los tiramos sin contemplaciones, quiere decir que están muertos antes de cocinarlos.

¡Listo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Entradas relacionadas

Menú