Mi hijo no quiere comer sano… ¿que hago?

La dieta saludable es imprescindible para la salud y en la infancia es cuando debemos asentar las bases para que nuestros niños crezcan sanos, pero también para favorecer hábitos alimentarios que mantengan en su edad adulta. Por eso, os traemos algunos truco para ayudar a los padres y abuelos a introducir una dieta sana desde la edad temprana.

Si quiere el éxito asegurado anota lo siguiente:

  1. Compra en tu mercado de abastos pero en compañía de tu pequeño para que conozca, aprenda de los alimentos y se sienta parte del proceso.
  2. Cocina o prepara tus platos e implica al niño en estas funciones.
  3. Y … no te olvides de llenar los platos de color y diversión!.

QUÉ HAGO SI MI HIJO NO QUIERE COMER? | Doctora Descanso

El juego de los colores del arcoíris para enseñar a los niños a comer sano 

Las frutas, verduras y hortalizas son una fuente indispensable de nutrientes que debemos consumir a diario y que cuentan con colores muy atractivos para los más pequeños. En ocasiones resulta complicado introducir estos grupos en la alimentación de los niños, pero presentándolos de forma divertida y colorida podemos estimular su consumo.

Los niños malos comedores | Doctología

Además de tener un alto contenido en fibra, vitaminas y minerales, en los colores de las frutas, verduras y hortalizas encontramos antioxidantes. Si dividimos los alimentos de estos grupos por gamas de colores, encontraremos en ellos multitud de beneficios para el organismo.

– Color rojo
Pimientos, rábanos, tomates, cerezas, fresas, granada, sandía… Estos alimentos son ricos en licopeno y antocianinas, mejoran la salud del corazón y disminuyen el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. También intervienen en la salud cardiovascular, disminuyen las enfermedades del sistema urinario y protegen la memoria.

Aprender a comprar y cocinar en los mercados de Madrid – Chamartín

– Color amarillo y naranja
Albaricoques, calabaza, pimientos, zanahorias, caquis, limón, maíz, mandarinas, mango, manzanas, melocotón, naranjas, nísperos, piña, plátanos… Contienen carotenoides, flavonoides, vitamina C, potasio y ácido fólico. Los carotenóides son precursores de la vitamina A, esenciales para proteger la piel y la vista. Ayudan a mantener unos huesos fuertes e intervienen en el sistema inmunitario disminuyendo el riesgo de infecciones. Además, mejora la salud cardiovascular ya que ayudan a disminuir el colesterol.

– Color verde
Acelgas, aguacates, alcachofas, brócoli, calabacín, canónigos, ciruelas, escarola, espárragos, espinacas, guisantes, judía verde, kiwi, lechuga, manzana, pepino, pimientos, repollo, uvas verdes… Son ricos en magnesio, luteína, potasio, vitamina C y K. Protegen la vista, fortalecen el sistema inmune y disminuyen el riesgo cardiovascular. También mejoran la digestión y evitan el estreñimiento. En el embarazo, estos alimentos previenen la aparición de defectos en el tubo neuronal del feto debido a su elevado contenido en ácido fólico.

– Color azul y morado
Arándanos, berenjenas, brevas, ciruelas, col lombarda, moras, remolacha, uvas negras… Poseen un alto contenido en antioxidantes como quercetina, antocianinas y flavonoides, y vitamina C, que intervienen en el envejecimiento celular, previenen ciertos tipos de cáncer, mejoran la salud cognitiva y disminuyen el riesgo de enfermedades coronarias.

– Color blanco
Ajo, cebolla, champiñones, chirimoya, coliflor, espárragos, pera, puerros… Contienen gran cantidad de fitoquímicos como la alicina, y potasio. Previenen la diabetes asociada al exceso de peso, y algunos tipos de cáncer. Tienen propiedades antiinflamatorias y ayudan a fortalecer el sistema inmunitario. También disminuyen la tensión arterial y el colesterol.

Imagen de un plato de comida con forma de espiral

Recetas coloridas y divertidas para los pequeños de la casa

Pero… ¿Cómo hacer que los niños se motiven y coman saludable?

¡Crea espectáculos de color en el plato de tus hijos y haz que disfruten de una alimentación saludable!

Presenta el plato con diferentes formas, figuras y variedad de colores para llamar la atención de los más pequeños.

Si los niños ayudan en la preparación de sus platos será mucho más fácil animarles a comerlo.

15 hábitos de alimentación saludable para enseñar a tus hijos

Algunos ejemplos de platos atractivos serían:

– Ensaladas y salteados coloridos
Si combinas el color verde y naranja, harán una composición muy bonita e irresistible para los ojos de los niños, por ejemplo espinacas y zanahoria rallada. También puedes mezclar verduras, frutas y sus colores. Una rica ensalada sería de canónigos, mango y fresas. Puedes mezclar más colores como el blanco, el verde, el naranja y el morado, creando un salteado colorido de coliflor, guisantes, zanahoria y remolacha.

– Brochetas o macedonias de frutas
Recuerda que tiene que haber variedad de colores: fresa, melocotón, uvas verdes y negras,…

– Purés a doble color
Haz dos purés de colores muy diferentes, uno de puerro y otro de calabaza por ejemplo, y sírvelos en el mismo plato intentando que no se mezclen los colores. ¡Será un plato muy divertido para los niños!

No hay que olvidar que, para conseguir los beneficios de estos grupos de alimentos, es muy importante consumirlos de manera variada, incluyendo todos los días dos o tres colores en nuestro plato. Si bien es verdad que el consumo diario de frutas, verduras y hortalizas es importantísimo, aún lo es más evitar el consumo de alimentos con gran cantidad de azúcar, grasas y harinas refinadas.

Estos ultraprocesados, por un lado, desplazan el consumo de los productos frescos y, por otro, favorecen el sobrepeso, la obesidad infantil y la aparición temprana de muchas de las enfermedades de las que son protectoras los vegetales.

Platos con color para los niños: fuente de nutrientes sanos y diversión

Crea en tus hijos curiosidad por estos alimentos, predica con el ejemplo y ofréceles frutas, verduras y hortalizas a diario, y es que según el informe ‘Nutrición y salud: Frutas y hortalizas‘, elaborado por la Fundación Española de Nutrición, ‘la presencia de verduras y hortalizas debe ser diaria en el menú además de, al menos 4 veces al mes, formar parte del plato principal. Para las frutas, deben servirse como postre al menos 4 raciones a la semana, dejando el quinto día para incluir un lácteo’. ¡Tomamos buena nota!

Recetas coloridas y divertidas para los pequeños de la casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Entradas relacionadas

Menú