Consumir productos frescos en la alimentación

«Somos lo que comemos»

Todos sabemos sabemos la gran verdad que hay detrás de esta frase.

La sociedad actual se ha acostumbrado a muchas comodidades, entre ella la de consumir productos congelados, cuya ventaja principal es que los productos son más duraderos y los puedes consumir tiempo después de haberlos adquirido sin que se estropeen.

Pero… ¿alguna vez has pensando la importancia y los beneficios que tiene para nuestra salud consumir productos frescos?

Los nutricionistas aconsejan que para mejorar nuestra dieta debemos consumir más alimentos frescos. Su consumo te asegura incluir en tus comidas diarias una mayor cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes. De este modo ayudas a tu organismo a prevenir y proteger de enfermedades crónicas.

BENEFICIOS PARA LA SALUD QUE APORTA EL CONSUMO DE PRODUCTOS FRESCOS

Seguramente te has preguntado en más de una ocasión cuáles son los beneficios que aporta a nuestro organismo consumir productos frescos cada día. Los alimentos frescos presentes en tus recetas de cocina diarias proporcionan una mayor cantidad de nutrientes y fibra que su versión congelada.

Además el consumo habitual de productos frescos (frutas, verduras, carnes, pescados y mariscos) tienen muchos otros beneficios:

  • Los alimentos frescos conservan íntegramente todos sus aportes nutricionales.
  • Conservan además, una textura, apariencia y sabor óptimo.
  • Estos alimentos si son ecológicos, están libres de químicos y pesticidas.
  • Son sostenibles. Los productos frescos no pasan o minimizan su paso por intermediarios para dirigirse directamente al cliente final. De este modo, existe un ahorro en costes de transporte y de procesamiento.
  • Ahorro de energía al usar menos refrigeración puesto que no todo tipo de estos alimentos se puede congelar.
  • No debemos olvidar que los productos frescos además de mejorar nuestra dieta, nos ayuda a mejorar también nuestra salud y la de nuestro organismo.

RECETAS ELABORADAS CON PRODUCTOS FRESCOS
Cocinar con productos frescos se consigue que los platos cocinados tengan mucho más sabor. En cualquier recetario de cocina puedes encontrar infinidad de elaboraciones con las que utilizar como ingredientes principales, productos frescos y conseguir platos deliciosos con los que sorprender a los tuyos.

POLLO GUISADO
Desde tener un pollo de calidad, hasta unas verduras de calidad. Para realizar este sabroso guiso, aparte de tener un poco de mimo en la cocina, también necesitaremos unos productos frescos, que sean de primera. Basta con sellar el pollo, agregar unas verduras y sofreír. Echar caldo de ave y dejar cocer todo a fuego suave.

POLLO AL HORNO CON PATATAS Y CEBOLLA
Un buen pollo para asar, que no contenga tanta cantidad de agua (puedes comentar al detallista de tu mercado de abastos), y que haya tenido una buena alimentación con productos de calidad, antes de su sacrificio, marcará una gran diferencia. Y que las patatas sean de calidad (algo que brilla por su ausencia en los tiempos que corren pero seguro que en tu mercado de barrio podrás reencontrarte con productos de calidad) también marcará esa diferencia para obtener un plato espectacular. Para preparar este plato, ponemos una base de patatas y de cebolla en rodajas. Encima el pollo y al horno, durante 50 minutos a 200ºC.

MERLUZA EN SALSA VERDE
Plato tradicional vasco. Cada vez, consumimos más pescados ultraprocesados y aquí, en España, rodeados de mar, tenemos unos pescados de exquisita calidad. Además, si utilizamos unos vinos, huevos o unas verduras de calidad, obtendremos un plato de 10. Hacemos un sofrito de cebolla y ajo. Cuando esté listo, añadimos una cucharadita de harina. Mezclamos, vertemos vino blanco, unos guisantes, un par de huevos cocidos, unos espárragos y unas gambas. Finalmente agregamos la merluza en rodajas (¿te has dado cuenta con qué mimo te cortan el pescado en tu mercado?)y listo. Un guiso de pescado de impresionar.

SALMÓN A LA PLANCHA
Receta sencillísima que, no obstante, requiere de su truco para que quede perfecta. Pero lo más importante, al ser un plato que básicamente tiene un ingrediente -el salmón- es que éste sea de gran calidad para que el salmón nos sepa… rico rico!. Para su elaboración, salpimentamos y untamos unas rodajas de salmón con un chorrito de aceite de oliva. Lo ponemos en una plancha muy caliente y lo hacemos por sus dos caras durante unos 3 minutos por cada una de ellas. Antes de servir, lo mojamos con unas gotitas de zumo de limón.

CHULETÓN A LA PLANCHA
Siguiendo la tónica del salmón: Como estamos hablando de una pieza que no contiene más ingredientes, la calidad de esta pieza del vacuno cobra suma importancia (habla con tu detallista para que te reserve la mejor pieza). Para su elaboración, lo sellamos a fuego muy fuerte. Vuelta y vuelta. Dejamos que atempere, en un plato y fuera del fuego, por completo. Cuando esté frío, salpimentamos y devolvemos de nuevo a la plancha, a temperatura más moderada. Dejamos cocinar al gusto. Al servir espolvoreamos sal en escamas.

CARRILLERAS DE CERDO EN SALSA DE VINO TINTO
No es igual hacer este plato con unas carrilleras de cerdo, «envasadas de supermercado» que con un cerdo ibérico de calidad adquirido en tu mercado. Para su elaboración, en una olla sellamos las carrilleras. Las retiramos y en esta misma olla agregamos cebolla, ajo y zanahorias picadas. Cocinamos a fuego suave hasta que esté todo suave. Después devolvemos las carrilleras, cubrimos con vino tinto, tapamos la olla a presión y dejamos cocer 40 minutos. Cuando las carrilleras estén muy melosas, trituramos todas las verduras junto con el vino, devolvemos todo al fuego y cuando se caliente nuevamente, podemos servir.

COSTILLAS DE CERDO AL HORNO CON MIEL
No es tampoco necesario escoger una pieza de cerdo ibérico para hacer la mejor receta del mundo. Con un cerdo blanco, también se puede lograr un gran resultado. Para hacer estas costillas necesitamos mezclar en un vaso tres cucharadas de miel, una de salsa barbacoa, otra de mostaza antigua, otra de ajo triturado y otra cucharadita de ajo en polvo y de cebolla en polvo. Mezclamos, untamos esta salsa sobre la costilla y horneamos

PATATAS FRITAS CRUJIENTES Y PERFECTAS
¿Patatas fritas blandurrias y descoloridas? Existe una técnica que veremos a continuación para lograrlas doradas y crujientes. Pero antes de verla, lo más importante… La patata. Para que la patata quede perfecta, no sirve cualquiera. Necesitamos la patata agria, o la patata de freír qeu tiene la cantidad de agua y almidón necesarioas para que quede perfecta (no te hagas un lí a la hora de comprar patatas y preguntalé directamente al frutero de tu mercado). Así que esto es lo más importante, tener una patata para freír de calidad. A partir de aquí, las pelamos, las cortamos en bastoncitos y las ponemos con abundante agua durante 10 minutos. Pasado este tiempo, las escurrimos y secamos. Y será ahora cuando las introduzcamos en abundante aceite. Inicialmente, lo pondremos a unos 120ºC (temperatura media) y dejaremos freír aquí unos 10 minutos. Cuando estén ya blanditas, subimos la potencia al máximo y retiramos tan pronto estén crujientes y doradas. ¿has probado a hacerlas en el horno? Te sorprenderás.

BERENJENAS RELLENAS DE CARNE
Si tenemos unas berenjenas frescas de calidad que el frutero de tu mercado ha traído de temporada y disponemos de carne picada recién preparada y elegida: de pollo, de cerdo, de ternera o mixta, pero también de calidad, ya tendremos casi el éxito asegurado. Horneamos las berenjenas durante 20 minutos y pasado ese tiempo, retiramos la pulpa de la cáscara. Después, en una sartén con un chorrito de aceite, añadimos cebolla, ajo, pimiento verde y rojo y cualquier verdura que te guste. Sofreímos y pasados 10 minutos agregamos la pulpa de la berenjena, un poco de tomate triturado y orégano. Sofreímos 5 minutos más y añadimos la carne picada. La integramos y la cocinamos bien. Hecho esto rellenamos las berenjenas, espolvoreamos queso rallado por encima y de nuevo, al horno, hasta que el queso se gratine.

MEJILLONES AL VAPOR
Otro alimento que si lo tenemos fresco y de calidad, mejor que mejor por su propiedades. Más grandes y con sabor a mar que, en ello radica la «magia» de esta receta. Para su elaboración, tan simple como limpiar los mejillones de sus barbas, introducirlos en una cacuela alta, taparlos, poner el fuego fuerte, y dejar que el vapor los cocines. Servir junto a unas gotitas de limón.

Ahora ya no tienes excusa para incluir en tu compra más productos frescos después de ver su importancia y los beneficios que aportan a nuestra salud. Y si encima consumir productos frescos mejora el sabor de nuestras recetas y aportas al consumo local donde los detallistas de los mercados de barrio tienen su protagonismo… ¿Qué mas podemos pedir?.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Entradas relacionadas

Menú